image
EN APOYO AL PROYECTO DEL SENADO 218 QUE BUSCA REGULAR A LOS PBM

En apoyo al Proyecto del Senado 218 que busca regular a los PBM, el único componente del sector de salud sin reglamentar; solicitamos transparencia para beneficio de las farmacias de comunidad y los pacientes de Puerto Rico. Agradecemos a todos los dueños de farmacia y pacientes que dijeron presente en el Capitolio. ¡Porque nada nos detiene! #AFCPR #SeguimosTrabajando.

AFCPR recibe premio Héroes de la Vacunación Post Huracán María

La Asociación de Farmacias de la Comunidad de Puerto Rico fue recipiente del premio “Héroes de la Vacunación Post Huracán María” en el Congreso de Inmunización y Prevención organizado por VOCES: Coalición de Vacunación y Prevención. Dicho Congreso fue celebrado el 4 y 5 de mayo en el Centro de Convenciones de Puerto Rico. Nuestra presidenta la Sra. Vicmaris González estuvo presente junto a su comité de vacunación y al Secretario del Departamento de Salud, Dr. Rafael Rodríguez.

 

 

Exigen que se le deje de llamar «farmacias»

La Asociación Farmacias de Comunidad de Puerto Rico exigió hoy que se cese de llamar “farmacias” a este tipo de dispensarios.

San Juan, 29 ene (INS).- La Asociación Farmacias de Comunidad de Puerto Rico (Afcpr) exigió hoy que se cese de llamar “farmacias” a los dispensarios en que se están entregando productos de cannabis medicinal, porque “se está creando una gran confusión entre los pacientes”.

A su entender, “que se esté llamando así a los dispensarios de productos de cannabis está creando confusión entre los pacientes y pone en riesgo su seguridad. Los lugares donde se entregará la marihuana son centros de entrega y no farmacias ni cuentan con la orientación profesional de un farmacéutico”, explicó Idalia Bonilla, presidenta de la Asociación.

Agregó que las farmacias de la comunidad “no estamos dispensando la marihuana medicinal porque bajo la legislación federal vigente en los Estados Unidos, la marihuana continúa siendo una sustancia controlada de clasificación I”.

“A los que entregan marihuana medicinal no se les requiere tener el conocimiento, educación en farmacología de un farmacéutico ni tienen experiencia con la interacción del uso de varios medicamentos con la dosis del cannabis medicinal, a pesar de que muchos de estos pacientes padecen condiciones crónicas. Estos pacientes requieren orientación sobre  interacciones con sus medicamentos”, opinó Bonilla.

La farmacéutica pidió una investigación sobre este reglamento que está reñido con la propia Ley de Farmacia al otorgar funciones a otros que sólo competen a los farmacéuticos, como es el caso de los que entregan el cannabis.

La Asociación recalcó que las farmacias de la comunidad podrían dispensar marihuana medicinal si el Congreso de Estados Unidos aprueba legislación para legalizar su uso a nivel federal. En este caso, se manejaría como cualquier otra sustancia controlada, cuya dispensación es permitida a farmacéuticos y farmacias debidamente licenciadas.

Más de 400 Farmacias de la Comunidad ya ofrecen servicio

La presidenta de la Asociación de Farmacias de Comunidad, Vicmaris González, declaró hoy que sobre 400 farmacias están operando en un horario diurno y están despachando medicamentos a sus pacientes.

“Las farmacias de comunidad están recibiendo medicamentos de las droguerías y despachándole a sus clientes en un horario diurno de 7:00 am hasta las 4:00 ó 5:00 de la tarde. Estamos abiertas y funcionando. No hay escasez de medicamentos y con las medidas extraordinarias que se han tomado para facilitarle el despacho a los pacientes, estamos atendiendo las necesidades de medicamentos de la población”, indicó en una comunicación escrita.

Para facilitar el acceso a medicamentos durante la emergencia que vive el país, la Administración de Servicios de Salud (ASES), aprobó hace unos días que los pacientes del Plan de Salud del Gobierno puedan llevar sus recetas a cualquier farmacia de comunidad en el país, no necesitan tener autorización previa para el despacho de medicamentos ni se les está requiriendo que el paciente espere de 30 a 90 días para obtener la repetición de medicamentos.

“Estas medidas extraordinarias garantizan que le podamos seguir brindando los servicios a nuestros pacientes para que no interrumpan los tratamientos de sus condiciones y las puedan mantener bajo control,” indicó.

Las farmacias de comunidad han estado abiertas y operando, pero todas confrontan el reto de mantenerse funcionando en lo que se restablece el servicio eléctrico.

“Al igual que el resto de la población, las farmacias de la comunidad estamos confrontando grandes retos para obtener combustible para operar nuestras farmacias, ya sea con diésel o gas. Otra situación que estamos confrontando es que los distribuidores no están reabasteciendo a las farmacias de mercancía de primera necesidad y del suministro de alimentos que se encuentran fuera del recetario. Es imperativo que nos llegue esta mercancía porque hay municipios donde las farmacias de comunidad son centros de compra primarios para muchos ciudadanos, en especial personas de la tercera edad que no tienen transportación”, indicó González.

“Le estamos haciendo un llamado a nuestros socios para que nos dejen saber las necesidades de combustible que tienen como diésel y gasolina para coordinar la entrega con el gobierno y poder ayudarles a continuar brindando el servicio tan necesario en estos momentos. Tenemos el compromiso de servir y nuestros farmacéuticos y el personal de las farmacias de comunidad están haciendo todo lo posible para seguir ayudando a nuestros pacientes en estos momentos,” explicó la presidenta.

Otras de las medidas extraordinarias que ordenó la ASES es el despacho de medicamentos sin receta, siempre y cuando lleven el frasco vacío del medicamento a la farmacia donde lo adquirió.

“Cada farmacia tiene la potestad de despacharle una cantidad de medicamentos al paciente que no tenga receta o la repetición del médico disponible para que no se descompense su salud o su condición. Solo tienen que llevar el pote vacío del medicamento a la farmacia de comunidad, donde lo compró para que se pueda hacer el despacho. Esto no aplica a medicamentos controlados, los que todavía requieren receta para su despacho”, explicó.

Las farmacias de comunidad mas afectadas por el Huracán María fueron las de la región sur y este de la Isla. Unas 10 farmacias de comunidad, de un total de 750 sufrieron serios daños a sus operaciones y continúan sin poder ofrecer servicios a sus pacientes por el momento.

Golpe a las farmacias de la comunidad

La situación fiscal que atraviesa el País, sumada a la incesante eliminación de protecciones a comercios locales, ha escalado a tal nivel que está trastocando a múltiples farmacias de la comunidad; y se estima que en los pasados siete años cerca de 100 farmacias locales han tenido que cerrar sus puertas debido a estos y otros factores.

Según el experto en el mercado de programas de farmacias y representante de RX30, Enrique Garay, estas 100 farmacias han cerrado debido a los recortes que se han realizado en la Reforma de Salud del gobierno y se prevé que, en los próximos cinco a siete años, otras 200 farmacias locales sean cerradas debido al millonario recorte a la Administración de Seguros de Salud de Puerto Rico (ASES), cuyo presupuesto sufrió una reducción de $22 millones.

“Yo fui bien conservador con 200, pero hay otros farmacéuticos que son más estudiosos en estadísticas que tiraron un número de 300”, dijo Garay luego de una conferencia titulada “El efecto de la reforma en la economía de las farmacias”, organizada por la Asamblea de la Asociación de Farmacias de Comunidad de Puerto Rico.

Este explicó que las farmacias que más se verán afectadas en los próximos años son aquellas cuyos pacientes son beneficiarios de la reforma de salud del gobierno. “Yo no visualizo hasta el 2027 o 2030 que esto mejore”, enfatizó Garay.

En Puerto Rico, cerca del 60 al 80% de las farmacias de la comunidad depende del plan del gobierno, por lo que mientras aumenten los recortes a esta área, más se verán afectadas las farmacias locales.

“Las farmacias de la comunidad pueden competir de tú a tú con las grandes cadenas. Las farmacias de la comunidad no tienen nada que envidiarles a las grandes cadenas. Realmente farmacias de grandes cadenas están cerrando también. El mercado se está contrayendo. No hay que ser un economista, sino sentido común de lo que está pasando”, aseveró Garay, quien no considera que el panorama en los próximos años mejore para las farmacias de la comunidad.

“Si las farmacias trabajan reforma eso les sube el gasto operacional bien alto porque lo que paga reforma no sustituye el gasto operacional. Ya lo vieron cuando tiramos la media aproximadamente de cuánto cuesta una receta en Puerto Rico procesarla, mínimo aproximadamente son unos $5.75, podría variar”, puntualizó Garay.

Entretanto, Idalia Bonilla Colón, presidenta de la Asociación de Farmacias de la Comunidad, agregó que en los últimos dos meses han cerrado tres farmacias más debido al recorte de descuentos de los suplidores.

“Las farmacias de la comunidad en Estados Unidos desaparecieron, pero aquí existimos y eso demuestra la calidad de lo que estamos hechos y los malabares que hemos tenido que hacer y cómo el paciente todavía nos prefiere contra viento y marea. Entonces, con los cambios del formulario ha sido la farmacia de comunidad la que ha tenido que orientar ese paciente; lo que nos hace distintos es que el paciente está tranquilo porque siempre vamos a procurar la alternativa, pero el problema es que todas las acciones que el gobierno está teniendo por los recortes está atacando a los más vulnerables”, mencionó Bonilla Colón. Explicó que las farmacias ya se han visto afectadas tras un acuerdo firmado en junio, antes de que entrara en vigor el nuevo presupuesto. “Ya estábamos afectadas, pero esto nos da la estocada final”, mencionó Bonilla Colón.

EL VOCERO intentó obtener una reacción de la administración de ASES sobre esta particular, pero al cierre de esta edición no se había obtenido respuesta.

No obstante, la directora de ASES, Ángela Ávila, formó parte ayer de un panel titulado “Planes mé Médicos y Manejadores de Planes de Farmacias” en médicos y manejadores de beneficios de farmacias”, en la Convención Anual de la Asociación de Farmacias de Comunidad, donde dialogó sobre los planes ante la realidad de la Junta de Control Fiscal.

“Son tiempos muy retantes para Puerto Rico y para mi persona. Queremos que Puerto Rico cuente con un plan de salud que sea sostenible y que pueda sobreponerse a los grandes retos económicos que estamos enfrentando en estos tiempos”, dijo Ávila.

Según datos ofrecidos, entre el año 2013 a 2016 hubo un aumento de 31% en el gasto de medicamentos en Mi Salud. Entre los indicadores para los aumentos se encuentra el alto costo de los medicamentos especializados, medicamentos aprobados por excepción, y el despacho y pago de medicamentos de marca.

“Para atender todas estas situaciones en cuanto a medicamentos, nosotros estamos mirando lo que son los formularios, cómo se estaban manejando y cómo podemos maximizarlos. Vamos dirigidos a un sistema de compra inteligente de medicamentos y a través del secretario de Estado se ha establecido un “task force” para sacar al país de esta situación. Y todo a base de transparencia de precios y de gestiones”, agregó Ávila.

Farmacias de comunidad reclaman certificación

San Juan – La directora ejecutiva de la Asociación de Farmacias de Comunidad, Linda Ayala, le reclamó al Departamento de Salud que agilice la certificación de unas 23 farmacias de comunidad. Además, le exigió a que contraten a todas las farmacias de comunidad certificadas para vacunar ante el más reciente brote de influenza en el país.

“Tenemos 27 farmacias de comunidad certificadas para vacunar que lo han estado haciendo después del huracán y además tenemos 23 en proceso de certificarse. Solicitamos que se acelere el proceso de certificación de éstas y que, además, el Departamento de Salud contrate a todas las farmacias de comunidad certificadas para vacunar. Es imperativo aunar esfuerzos, especialmente en las poblaciones más vulnerables como son las personas mayores, niños y pacientes con condiciones respiratorias particulares como asma,” solicitó Ayala.

Las farmacias de comunidad llevan tiempo reclamándole al Departamento que revise los requisitos que han catalogado como onerosos para poder certificarse como centros de vacunación.

“Es necesario revisar los requisitos para certificarse como centros de vacunación muchos de los cuales no se exigen en Estados Unidos como son los cursos de patógenos en la sangre y resucitación cardiopulmonar, tener un desfibrilador, y una certificación en oxígeno, entre otros. Para que la campaña de prevención sea efectiva y tenga mayor alcance, tiene que ir de la mano con la contratación de las farmacias de comunidad,” indicó la licenciada en farmacia, Idalia Bonilla, y pasada presidenta de la Asociación.

Ayala señaló que las farmacias de comunidad son centros importantes de vacunación en muchos municipios donde no hay muchas opciones de vacunación y que aún están sin luz.

“Nuestras farmacias de comunidad cumplen una labor bien importante para que más adultos y niños desde los 7 años en adelante se vacunen, para que puedan disminuir la severidad de los síntomas en caso de contagio o para la prevención del virus. Sin embargo, vemos una renuencia de los planes médicos y aún del mismo Departamento a contratar a las farmacias de comunidad como centros de vacunación, pero esto no ocurre así a las grandes cadenas de farmacia. Estamos viendo personas que vienen a vacunarse pero lo que tienen es el plan de la Reforma y muchas no tienen contrato con el gobierno,” expresó Ayala.

Las farmacias de comunidad vacunan contra influenza, neumococo, culebrilla, varicela, hepatitis, tétano, Virus del Papiloma Humano y vacunas del viajero requeridas en algunos países, entre otras y son cubiertas por la mayoría de los planes médicos.

Ayala hizo un llamado a las personas a que se vacunen y a estar pendiente de los síntomas del virus como fiebre alta o escalofríos, tos, dolor de garganta, congestión nasal, dolores en el cuerpo y de cabeza, cansancio y en muchos casos, vómitos y diarrea. Esto ante el aumento vertiginoso en los casos de influenza en el país en la población particularmente en niños.

Las farmacias de comunidad con centros de vacunación son Farmacia Asturias en Bayamón, Farmacia Constancia en Hormigueros, Farmacia Denirka en Fajardo, Farmacia Dorado, Farmacia El Centro en Lares, Farmacia El Norte en Hatillo, Farmacia Gabriela I en Ponce, Farmacia Gabriela II en Juana Díaz, Farmacia Jardines en Toa Alta, y Farmacia La Aurora en Yauco.

También, Farmacia La Nueva Estrella en Ciales, Farmacia Lechuga en Hatillo, Farmacia Rosalina en Humacao, Farmacia Sagrado Corazón 2 en Sabana Grande, Farmacia San Antonio, Farmacia San José, Farmacia San Pedro en Lajas, Farmacia Vargas en San Juan, Farmacia Villalba en Villalba, Farmacia Yarimar II en Toa Alta, La Nueva Farmacia Santa Ana en Patillas, Life Pharmacy en Moca, Optima Pharmacy en Dorado, Professional Pharmacy en Las Marías, Santa Cruz Pharma Care en Bayamón, Súper Farmacia Familiar en Mayagüez y Súper Farmacia Feliciano en Yabucoa.

En Puerto Rico, hay unas 750 farmacias independientes de comunidad que le brindan servicios a miles de pacientes en toda la Isla.

Farmacias locales piden al gobierno mantener contratos de medicinas vigentes

La presidenta de la Asociación de Farmacias de Comunidad (AFCPR), licenciada Idalia Bonilla, le pidió a la Administración de Seguros de Salud (ASES) que mantenga los contratos vigentes para los medicamentos cubiertos por el Plan de Salud del Gobierno (PSG) ya que los nuevos contratos propuestos atentan contra la salud de los pacientes y la estabilidad económica de las farmacias de comunidad.

“Las farmacias de comunidad nos oponemos al recorte drástico y agresivo que propone ASES en los nuevos contratos de medicamentos. En estos nuevos contratos los descuentos de nuestro precio de compra subieron a un 14%. Segundo, han incluido medicamentos de uso común en la lista de medicamentos de alto costo con un descuento de 16%. Por último, quieren reducir el costo de dispensación por cada medicamento también, dejándonos un margen bien estrecho para operar. Esto es un cantazo grande. No hay negocio que aguante eso y se va a perjudicar la salud de los pacientes,” indicó Bonilla.

Bonilla alertó que el año pasado, los precios que pagaba ASES por los medicamentos tenían un descuento del precio de compra de la farmacia de 11% pero este año ASES ha propuesto un 14% de descuento en el costo de los medicamentos de uso general.

Además, han reclasificado una serie de medicamentos de uso diario y los han incluido en otra lista de medicamentos especializados con un descuento aún mayor.

“Imagine que usted le compra un medicamento a $100 a la droguería y ASES se lo paga a usted a $84, tomando un descuento de 16%. La droguería, dependiendo de su crédito puede que le de un descuento máximo de 10 ó 12%. El resto lo tendría que absorber usted si quiere venderle esa medicina a un paciente de Mi Salud. No hay margen para cubrir esto y se perdería dinero en la compra de medicamentos. El resultado será que se le va hacer cuesta arriba a los pacientes de Reforma conseguir las medicinas para las enfermedades que enfrentan. Para todos los efectos, es una especie de racionamiento de medicamentos,” señaló Bonilla.

Los descuentos más agresivos que busca lograr ASES están contenidos en dos listas que les hizo llegar a cada farmacia de comunidad para renovar su contrato con dicha agencia antes del 29 de mayo del año en curso, con efectividad el 2 de junio.

Algunos de los medicamentos que han sido reclasificados con un descuento mayor son Boniva y Forteo para osteoporosis; Lupron para cáncer de próstata y endometriosis; Epogen para la anemia causada por la quimioterapia o enfermedad crónica del riñón; entre otros.

“Hay farmacias de comunidad que dependen en más de un 80% de las recetas del plan de salud del Gobierno. Cambios en la estructura de precios de ASES llevará a muchas más farmacias de comunidad a cerrar sus puertas y dejará desprovistos de medicinas a muchos pueblos en la isla. Esto es bien preocupante para las farmacias de comunidad y sus pacientes,” expresó Bonilla.

La AFCPR le hizo un llamado a la directora de ASES para que mantenga los contratos con los descuentos actuales con las farmacias de comunidad.

“Le pedimos a ASES que escuche nuestro reclamo y mantenga los contratos vigentes con las farmacias de comunidad para no dislocar la salud de los pacientes más vulnerables y afectar a las farmacias de comunidad. Somos solidarios con el país y la crisis que se vive pero no se debe trastocar el plan de medicinas de la población más necesitada del país. Hemos luchado para que se regulen a los Administradores de Beneficios de Farmacia (PBM’s, por sus siglas en inglés) que nos imponen contratos onerosos y nos pagan medicamentos bajo el costo de compra y ahora ASES quiere hacer lo mismo con estos contratos,” terminó diciendo.

Las farmacias de comunidad son las únicas contratadas por el Plan de Salud del Gobierno para despacharle las recetas a los casi 1.6 millones de pacientes de dicho plan de salud, o 45% de la población del país.

Por las bajas tarifas que paga el Plan, en el pasado las farmacias de cadena optaron por no participar del contrato de medicinas bajo esos términos.

En Puerto Rico, hay unas 750 farmacias independientes que le brindan servicios a miles de pacientes en 77 de los 78 municipios de la Isla, creando sobre 10,000 empleos directos y 30,000 empleos indirectos.

FARMACIAS DE COMUNIDAD RECLAMAN CESEN DE LLAMAR FARMACIAS A DISPENSARIOS DE MARIHUANA MEDICINAL

SAN JUAN, 29 de enero de 2017 – La Asociación Farmacias de Comunidad (AFCPR) exigió hoy que se cese de llamar farmacias a los dispensarios en que se están entregando productos de cannabis medicinal porque están creando gran confusión entre los pacientes.

 

“El que se esté llamando a los dispensarios de productos de cannabis “farmacias” está creando confusión entre los pacientes y pone en riesgo su seguridad. Los lugares donde se entregará la marihuana son centros de entrega y no farmacias ni cuentan con la orientación profesional de un farmacéutico. Las farmacias de la comunidad no estamos dispensando la marihuana medicinal porque bajo la legislación federal vigente en los Estados Unidos, la marihuana continúa siendo una sustancia controlada de Clasificación I,” explicó Idalia Bonilla, licenciada en farmacia y Presidenta de la Asociación.

Esta fue una de las preocupaciones que la Asociación presentó el año pasado durante el proceso de vistas públicas del Departamento de Salud sobre el Reglamento de Marihuana Medicinal debido a que en dicho reglamento no se garantizaba que los pacientes de los Dispensarios de Marihuana Medicinal recibieran la asistencia y orientación adecuada por un profesional de la salud al momento de la entrega de esta sustancia controlada.

 

“A los que entregan la marihuana medicinal no se les requiere tener el conocimiento, educación en farmacología de un farmacéutico ni tienen experiencia con la interacción del uso de varios medicamentos con la dosis del cannabis medicinal, a pesar de que muchos de estos pacientes padecen condiciones crónicas. Estos pacientes requieren orientación sobre  interacciones con sus medicamentos,” explicó Bonilla.

 

Bonilla pidió una investigación sobre este Reglamento que está reñido con la propia Ley de Farmacia al otorgar funciones a otros que sólo competen a los farmacéuticos, como es el caso de los que entregan el cannabis.

 

La Asociación recalcó que las farmacias de la comunidad podrían dispensar marihuana medicinal si el Congreso de Estados Unidos aprueba legislación para legalizar su uso a nivel federal. En este caso, se manejaría como cualquier otra sustancia controlada cuya dispensación es permitida a farmacéuticos y farmacias debidamente licenciadas.

 

“El año pasado, nosotros le recomendamos al Departamento de Salud que realizara una opinión consultiva a la Administración para el Control de Drogas, (DEA, por sus siglas en inglés), en cuanto a la dispensación de la marihuana medicinal por las farmacias ya que al tener la Clasificación 1, se nos imposibilita.  Por eso, la importancia de no llamar farmacias a estos centros de entrega,” indicó Bonilla.

 

Las farmacias son los lugares idóneos para dispensar la marihuana medicinal porque cuentan con los profesionales adiestrados, la estructura interna y actualmente dispensan otras sustancias controladas.

 

En Puerto Rico, hay unas 750 farmacias independientes que le brindan servicios a miles de pacientes en toda la Isla.

Suscríbase a nuestros boletines

Oficinas

239 Avenida Arterial Hostos, Suite 403San Juan, PR 00918-1475Ver Mapa

Nuestro Horario

Lunes - Vier: 8:30 AM - 6:00 PMSábado: CerradoDomingo: Cerrado