“ Injusto” para Puerto Rico el programa de estrellas de Medicare

“ Injusto” para Puerto Rico el programa de estrellas de MedicareLas exigencias de Medicare para que los pacientes reciban el mejor seguimiento posible de parte de los planes Medicare Advantage requieren un acercamiento aún mayor a los beneficiarios y trabajar todos unidos, para evitar la pérdida de fondos millonarios a causa de un sistema de medición perjudicial para Puerto Rico.

 

A esta conclusión llegaron los representantes de varios componentes de la industria - planes médicos, intermediarios de medicamentos y farmacéuticos - en una mesa redonda propiciada por la Asociación Farmacias de Comunidad (AFCPR), para discutir el programa de estrellas de Medicare, que trata por igual a 800 planes médicos en Puerto Rico y Estados Unidos.

En el 2012, el programa de estrellas hizo énfasis en el cumplimiento del paciente con sus terapias de medicamentos - si entrega sus recetas en la farmacia, si las recoge, si se toma sus medicinas con fidelidad y si recoge y toma sus ‘refills’ -, lo que obliga a los planes Medicare Advantage a dar un seguimiento cercano a sus beneficiarios.

El programa otorga de una a cinco estrellas a los planes médicos según el nivel de adherencia a sus terapias de medicamentos que tengan los beneficiarios de cada plan, y la calificación de cada uno figura en una lista que publica Medicare, en la que recomienda a los pacientes suscribirse a los planes con más estrellas a su favor.

“ Medicare está tratando de diferenciar los que tienen buenos resultados de los que no. Pero esto tiene un impacto económico enorme en los planes. Lo que queremos hacer es asegurar que el paciente se tome el medicamento siempre, pero Medicare quiere que en las reclamaciones de su sistema quede registrado” , explicó Jason Borschow, del PBM Abarca Health, uno de los participantes en la mesa redonda.

“ Injusto” para Puerto Rico el programa de estrellas de MedicareLos requisitos de Medicare, coincidieron los participantes, representan un problema para la industria en Puerto Rico, ya que el comportamiento del paciente local es distinto al de los Estados Unidos, donde se otorgan cuatro y cinco estrellas, mientras que aquí el máximo logrado es de tres.

“ El plan que recibe menos va a jugar con el ofrecimiento. El viejito va a ir a quejarse de que antes tenía $300 para espejuelos y ahora tiene $100. O que antes le cobraban cinco pesitos por el genérico y ahora son seis” , señaló la doctora Carolyn Rodríguez, de la aseguradora Medical Card System (MCS).

Borschow, que abogó por un esfuerzo coordinado entre los componentes de la industria, calculó que la diferencia en 2015 entre tener tres estrellas o no va a redundar en $200 millones. “ Las implicaciones son bien serias para las farmacias y los pacientes. Tenemos que hacer cosas radicales, diferentes (pues) si Medicare no cambia el sistema, todos estaremos aniquilados para el 2015” , advirtió.

La reducción en fondos va a afectar otros programas de calidad que puedan tener los planes médicos, indicó Rodríguez. “ Los planes que tengan menos fondos para esas cosas, no los van a hacer porque no tienen el dinero” , apuntó.

Medicamentos por correo

Dos maneras de demostrar la adherencia a las terapias de medicamentos son la compra de medicinas por correo y los suplidos de 90 días, pero los participantes en la mesa redonda coincidieron en que no son métodos efectivos en Puerto Rico.

De hecho, la licenciada Marileny Lugo, del PBM MC-21, señaló que en Puerto Rico, menos del uno por ciento de los pacientes utiliza el “ mail order”  y “ de miles de grupos, menos de cinco patronos lo hacen mandatorio” .

La licenciada Nancy Agront Peña, de la aseguradora MMM (Medicare y Mucho Más), aunque reconoció que ambos métodos son alternativas, sostuvo que “ a la gran mayoría de nuestros pacientes les gusta ir a las farmacias. Creemos que el mejor servicio lo reciben en la farmacia de comunidad” .

“ Injusto” para Puerto Rico el programa de estrellas de Medicare Llamó la atención al “ paciente que vive solito, que se confunde. A esos pacientes tenemos que llegar”  incluyendo al cuidador, para que lo pueda ayudar, de manera que recoja sus medicinas y se las tome.

La directora ejecutiva de la AFCPR, María Isabel Vicente Mestre, dramatizó que se pierden “ millones de dólares”  en medicamentos que los pacientes tienen en su poder pero no se los toman.

Por su parte, el licenciado Ricardo Cintrón, dueño de la farmacia El Apotecario, en Ponce, advirtió que el despacho de medicinas por correo “ va en contra de nuestro negocio. Tiene que levantar una bandera de preocupación entre nosotros. Tenemos que tratar de reaccionar a tiempo, no importa que sea uno por ciento. No podemos esperar que llegue al cinco por ciento” .

También objetó el suplido de 90 días de medicamentos, que utilizan mayormente las cadenas de farmacias, porque perjudica sobre todo a las farmacias de la comunidad. “ El contrato de 90 días está disponible para nosotros, pero bajo qué condiciones. Un paciente que se lleva sus medicamentos por 90 días es un paciente del que nos despedimos por 90 días y las farmacias tienen otros productos en venta” , lo que significa que les hace falta tráfico de clientes, según explicó.

Cintrón, quien también representó a la AFCPR en la discusión, abogó por un frente coordinado con los otros componentes de la industria para cumplir con las exigencias de Medicare. “ Sí podemos ayudar mucho en el proceso. Si nos insertamos y formamos parte del andamiaje. Cuando finalmente la caja suene, tiene que sonar en todos lados”, declaró.

Educar al paciente

En Puerto Rico, se planteó en la mesa redonda, las personas van al médico “ para cualquier cosa”  y luego no siguen las indicaciones médicas.

“ Me sorprende que uno pase el trabajo de ir al médico, que te recete, que lleves la receta a la farmacia y después no la recojas. ¿Tanto trabajo da hacer eso?” , preguntó retóricamente Vicente Mestre.

Cintrón intervino para consignar que el costo de despacho por receta es de $8 o más.

En este aspecto, Luis Pérez, del PBM Abarca Health, señaló que “ se nos olvida la educación del paciente. Cuando se les diagnostica una condición crónica, no se les explica que es para toda la vida” .

Al recalcar la importancia de la educación del paciente, Lugo comentó los buenos resultados de un estudio que se llevó a cabo sobre las estatinas (medicamentos para el colesterol), integrando los diferentes componentes de manera muy creativa. La adherencia estaba “ cerca de 50 y pico por ciento”  y en un año y medio subió a 90 por ciento y, al día de hoy, se mantiene en un 86 por ciento.

“ Ahora, con un programa de asma, la adherencia se ha mantenido bien fuerte porque a la gente en Puerto Rico le gusta el ‘pampering’ (que los consientan) y eso no puedes hacerlo por correo” , señaló.

Cintrón coincidió en la importancia de tratar directamente con el paciente, como lo practican las farmacias de la comunidad. “ El acercamiento directo debe producir mejor resultado que el del correo y el teléfono. Si tenemos la ventaja del acercamiento directo, ¿por qué promover otro?” , preguntó.

Difícil el cumplimiento

El acercamiento directo al paciente propicia, además, mejores resultados para cumplir con las exigencias de Medicare y su programa de estrellas, que ha recalcado en 2012 la adherencia a las terapias de medicamentos y cómo los distintos componentes del sistema ayudan al paciente.

“ Injusto” para Puerto Rico el programa de estrellas de Medicare“ Para este año se enfocaron en categorías de medicamentos en particular, medicamentos para el colesterol, para la presión y la diabetes. También miden el uso de medicamentos de alto riesgo (como los relajantes musculares) en la población de 65 años o más” , explicó la doctora Rodríguez.

Agront, en tanto, dijo que en la medida que el paciente cumpla con esas terapias, “ prevengo complicaciones. Una de las razones principales por las que Medicare vigila esto es para prevenir las complicaciones” , como por ejemplo que un paciente diabético tenga que recibir diálisis.

“ ¿Cuántos pacientes a la edad equis se hacen pruebas de cernimiento de próstata, mamografías... eso se compara con toda la nación” , explicó Rodríguez al indicar que este año Medicare le ha dado mayor peso a las medidas de farmacia, especialmente a las de adherencia, y eso hizo que muchos bajaran sus estrellas.

“ El año pasado, las medidas de adherencia no pesaban tres veces como ahora” , agregó.

Borschow, mientras tanto, recalcó que a Puerto Rico se le hace más difícil cumplir por diversos factores, entre ellos que es más común la utilización de muestras de medicamentos, lo que es prácticamente imposible medir.

“ Segundo, Medicare no toma en cuenta los ingresos de las personas, el ‘low income subsidy’ , que no aplica en Puerto Rico. Sabemos que el no tener dinero y no tener subsidios, y tener que pagar copagos completos, va a tener efecto en buscar los medicamentos todos los meses” , explicó.

Según Borschow, “ esos dos factores no están tomados en cuenta. Comparan a Puerto Rico con todo Estados Unidos. Si están comparando chinas con botellas, van a ocurrir estas cosas” .

“ Todos los planes han tomado medidas para que los pacientes vayan a buscar los medicamentos, pero aún así seguimos en una estrella. Es un ‘handicap’, un impedimento bastante grande. Es un sistema bastante injusto, aunque tiene la intención de orientar a los pacientes” , dijo Borschow.

“ Tratando de orientar al paciente están creando mucha confusión, porque los beneficiarios no entienden qué es esta baja calidad. Tenemos que trabajar todos juntos para que Medicare entienda cómo funcionan los planes en Puerto Rico” , sostuvo.