La AFCPR se suma al dolor por la partida de José "Tito" Santiago

La AFCPR se suma al dolor por la partida de José "Tito" SantiagoLa temprana y repentina muerte de José “Tito” Santiago nos ha llenado de profundo dolor, pero el recuerdo de su amor por las farmacias y la profesión farmacéutica nos sirve de consuelo.

Tito era símbolo de lo que es la farmacia de comunidad y lo que es la profesión de farmacéutico. Es de las pocas personas que presidió casi todas las organizaciones de su gremio. Fue presidente de su clase graduanda de Farmacia, perteneció al Consejo de Estudiantes de la Escuela de Farmacia, al Consejo General de Estudiantes del Recinto de Ciencias Médicas, presidió el Colegio de Farmacéuticos de Puerto Rico, la Asociación Farmacias de Comunidad y, en el momento de su fallecimiento, el grupo de compra Farmacias Aliadas. En todas esas organizaciones, Tito, un líder nato, dejó su huella y respetó con elegancia el derecho a diferir. Supo escuchar y supo tomar decisiones.
Aunque perdió batallas importantes en defensa de las farmacias de comunidad, como la lucha por la eliminación de los Certificados de Necesidad y Conveniencia, el envío de medicamentos por correo y el crecimiento feroz de las cadenas extranjeras, nunca dejó de creer en ellas. Tito amó entrañablemente su profesión y a nuestras farmacias.

La Asociación de Farmacias de Comunidad, que presidió a mediados de los años 90, es lo que es hoy día, gracias a él. Tuvo mucho que ver con el cambio de nombre y de proyección de la Asociación. Hizo ese cambio en un momento en que la Asociación no tenía ni oficina, cuando la componían 20 o 30 dueños de farmacia buscando la manera de renacer después de unos tiempos muy difíciles. Tito y los demás la revivieron, establecieron la primera oficina y con ella los cimientos de lo que es hoy la Asociación.

Lo recordamos como una persona desprendida, con su profesión, con sus pares, y con sus colegas jóvenes, para los que siempre tuvo un consejo a tiempo.

Puerto Rico ha perdido no solo un gran profesional, defensor de primera línea de nuestras farmacias, sino sobre todo un ser humano excepcional, un trabajador incansable que muchas veces dejó a su familia y a su negocio por trabajar por sus semejantes.

La Junta de Directores de la Asociación Farmacias de Comunidad de Puerto Rico se solidariza con el dolor de su familia, su esposa Marisel Vázquez, sus hijas Mariel, Marely y sus hijos políticos, Ernesto y Roberto, amigos y empleados de la Farmacia Modelo de Caguas, a quienes extiende su más sentido pésame, y eleva una oración por nuestro Tito, quien estará presente en todas nuestras luchas por la unidad de todos los dueños de farmacias de Puerto Rico.