Pacto social de la Farmacia San José con los niños con diabetes y su comunidad

Pacto social de la Farmacia San José con los niños con diabetes y su comunidadLa Farmacia Picornell en Lares fue la primera en el pueblo, pero hace más de 40 años lleva por nombre Farmacia San José y está en manos de la familia Jiménez Ramírez, quienes no solo la regentan con la autenticidad de una farmacia de comunidad, sino que hacen más. El consecuente apoyo a proyectos de responsabilidad social es su sello.

 

Por los pasillos de la farmacia corrían desde pequeños los cinco hijos de Rosa Wilma Ramírez y Francisco Luis Jiménez Quiles. Pero hubo dos de ellos para los cuales las carreras de pasillo se convirtieron en pasión por el servicio a los pacientes y el cuidado de la salud. Francisco Javier y su hermano Francisco Luis hacían turno de pequeños junto a su padre, cuando se estilaba hacer guardia en las farmacias. De ahí, el primero se hizo catedrático en la Escuela de Farmacia del Recinto de Ciencias Médicas y el segundo contable y auxiliar de farmacia.

Cualquiera que visite la Farmacia San José puede pensar que es una tradicional, de esas que siempre se encuentran en los cascos urbanos. Pero esta es distinta, porque tras sus puertas se encuentra un grupo comprometido con la salud, que no sólo organiza anualmente el Festival de Salud Lareño, al que llegan más de 500 personas cada año, sino que se involucra directamente con el Comité Pro Campamento para Niños con Diabetes Mellitus Insulino-dependiente (CEBNAD).

Niños con diabetes

Pacto social de la Farmacia San José con los niños con diabetes y su comunidadSe puede decir que el campamento es el proyecto bandera que apoya la Farmacia San José, y no en balde, Francisco Javier Jiménez es el Presidente de CEBNAD, que se constituyó desde 1997 como una organización sin fines de lucro para estimular el envolvimiento de otras entidades para trabajar a favor de los niños y adolescentes con diabetes en Puerto Rico, y con sus familiares. Fue un paso estratégico para aumentar los fondos y ampliar los servicios que ofrecían desde 1990, más sesiones de campamento y otras actividades para beneficiar a una mayor población.

“ Definitivamente la diabetes tipo 1 y tipo 2 en niños va en aumento en Puerto Rico. La tipo dos aumenta más. Sabemos que la diabetes tipo 2 es causada mayormente por la obesidad infantil. De la tipo 1 no sabemos aún sus causas, se están investigando el aspecto hereditario y de riesgo y alternativas de prevención” , mencionó el farmacéutico y especialista en diabetes.

El campamento empezó como una respuesta a la necesidad de ofrecer a los niños con diabetes de Puerto Rico la oportunidad de disfrutar de la experiencia veraniega a la cual no tenían acceso. Mayormente atiende a niños con escasos recursos económicos de todo el país.

Los campamentos se realizan en el verano y los acampantes se quedan de lunes a viernes bajo la supervisión de endocrinólogos pediátricos, enfermeras, nutricionistas y educadores en diabetes, entre otros profesionales. Está dirigido a niños y adolescentes entre los 8 y 17 años de edad y allí se les provee educación para mejorar el manejo de su diabetes en un marco divertido, que además integra los deportes.

Se trata de una experiencia que marca la vida de cada acampante, y hace la diferencia en su futuro. “El problema principal que se ve en estos niños y jóvenes es la aceptación de inyectarse muchas veces tres veces al día y el impacto económico que eso tiene. Usualmente están solos y se sienten marginados o diferentes, porque tienen una alimentación estricta y tienen que inyectarse, tienen miedo a los bajones de azúcar… El campamento les sirve no sólo en el aspecto educativo, por todos los profesionales de la salud, sino como grupo de apoyo” , explica Francisco José.

“Hay un día del campamento que se llama “Encuentro Educativo” . Ese día vienen todos los acampantes con sus familiares y se dividen en grupo según el tipo de diabetes. Se hacen talleres de nutrición, manejo de diabetes, vienen podiatras, oftalmólogos, y todo tipo de profesionales, para involucrar a la familia” , añade.

Hoy día, CEBNAD ha efectuado 48 sesiones de campamento, ha contado con la participación de 1,900 acampantes, y la experiencia ha probado ser enriquecedora, no sólo a nivel emocional y social sino también a nivel educativo. La supervisión médico-nutricional continua les permite a los participantes poner en práctica los conocimientos que están aprendiendo para manejar mejor su diabetes a la vez que disfrutan de actividades recreativas y deportivas en un marco de seguridad. Lo que procura el equipo de CEBNAD es formar una generación de adultos con diabetes que tengan el control de su condición, así como reducir o evitar las complicaciones a corto y a largo plazo mediante el desarrollo simultáneo de una autoestima positiva y una mejor calidad de vida.

Pacto social de la Farmacia San José con los niños con diabetes y su comunidad“Yo me integré desde el año 2000. Lo que hace la Farmacia San José directamente es darle promoción al campamento entre los niños que tienen diabetes que nos visitan. Los llamamos personalmente, le tenemos los formularios y los inscribimos. También le enviamos toda la información a los médicos del pueblo y al municipio. Tenemos entre 20 y 25 niños y jóvenes identificados en la farmacia con diabetes tipo 1” , mencionó el salubrista.

El mayor reto, confiesa Francisco Javier, es conseguir los fondos para mantener viva la iniciativa. “Hay tres farmacéuticas que apoyan, Medtronics, Pfizer y Lilly. Varias farmacias se han unido, y droguerías también han hecho su aportación. Algunos municipios adoptan un acampante, tenemos socios de la organización que aportan su membresía y hacemos actividades de recaudación de fondos. Además de eso, estamos solicitando este año donativo legislativo, a ver si nos lo otorgan. Conseguir los fondos es cada vez más difícil” .

Hay muchas formas de ayudar: matricularse como miembro activo de CEBNAD, es una de ellas y puede hacerlo accediendo a http://cebnad.org. Allí también encuentra la solicitud de los campamentos.